La Disputada Presidencia de las Letras

publicado en: What If... | 1

Asamblea de Letras

A, siempre dijo que, Alteza, era la obligada y adecuada manera de dirigirse a su real trazo. Aducía que había sido caligrafiada así por centurias y milenios, tanto en nuestra civilización como en muchas otras. No por capricho, sino como un reconocimiento implícito su vinculación con la divinidad. Aquella que se había originado en el preciso instante primero, cuando en el principio, “Lo Incognoscible” creó del caos el universo con una mera palabra. Aquella a la que tantos libros sagrados, mitos y leyendas se refieren sin nombrarla, porque su posesión, si alguna vez se atesoró entre hierofantes e iluminados, engendró milagros que invadían la atribución del Altísimo, razón por la cual éste decretó su olvido.

Palabra, que sin duda, ella misma encabezaba, por ser la primigenia y más querida de todas las letras, ya que había sido concebida a imagen de su creador; o acaso no lo probaba así el nombre recibido por el primer ser. Por ello, finalizaba su discurso, su estatus y consideración debían permanecer en el punto más alto de la escala social y de trato gramatical, y animaba a las demás a elegirla como su legítima y única representante, ya que lo contrario supondría una suerte de herejía y blasfemia contra el orden sagrado de las cosas, y por ende, contra el Altísimo diccionario.

Los tímidos aplausos del alfabeto presente, llegaron a ser efusivos pero cortos por parte de aquellas letras de rancio abolengo que habían representado a Barones, Condesas y Duques de antaño. Mostrándose mohínas por el hecho de haber transigido y otorgado la cesión del valioso segundo turno, no a la molesta Burguesía del ayer, sino a un directivo que representaba a la Banca, el Capital, el Dinero, las Empresas y las Finanzas llamado G, y cuya influencia englobaba a todo el planeta.

Su grácil disertación decía apoyarse en la gramática oficial para afirmar que sus representados eran el presente, el futuro y el verdadero motor de la globalización que vivía el abecé contemporáneo. Su candidatura, grandiosa y financiada por el gran capital y las empresas globales, había obtenido una amplio apoyo en los medios de comunicación que calificaban su elección como ineludiblemente subjuntiva. No elegirla significaría para el abecedario entero que la crisis morfológica que vivían se intensificaría con la llegada de los I, populistas e irresponsables imberbes que tenían tan poco apego al trabajo como falsa indignación mostraban hacia la letra C y sus prácticas corruptas que habían creado la Crisis, en presunta connivencia con el gobierno, a quienes G apoyaba, porque ahora más que nunca había que ser cautos y no aventurarse a desequilibrar la economía silábica lograda. O acaso, terminó, queríamos hipotecar la sintaxis lograda con ideas que sólo pueden conducirnos a las huelgas inútiles e improductivas que protagonizó en otros tiempos la inútil H, y crear dialectos que desemboquen en nuevas y desequilibrantes tipografías.

El estentóreo aplauso fue interrumpido por una F filosófica, quien fracturó el turno de intervenciones pactado, y farfullando subió al estrado para echar en falta que tanto ella como la educativa E hubieran sido excluidas de la última reforma lexicográfica, lo que demostraba la fútil Democracia de las letras dirigentes y la nula preocupación por la enseñanza. Al jaleo resultante se unieron la J con su jarana jocosa habitual y la K con su kilométrica queja de que se minusvaloraban sus posibilidades, a la vez que amagaba con lanzar un bote de kerosén a la tribuna. En el lio resultante L llamó al orden y a la ley, lamentando el espectáculo lingüístico que estaban ofreciendo, dejándose llevar levemente, por un ligero llanto.

N nada hacía, si acaso ahora que nadie le hacía caso, niñerías con Ñ, que de tanto verse involucrada con la niñez parecía desdeñar la madurez del gramático evento. La oronda O, se dio una pequeña vuelta al recinto circular y no tardó en decidir que iba a olvidar los puños, palos y peleas perpetrados, mientras P y Q, patidifusas y quejicas se unían en un patético y perenne: ¿por qué?, que recorría la cuestionada reunión. R rabiosa y rebelde radical a ratos, hoy no refrenaba su risa, seguramente porque S saltaba sin sentido sobre su silla y se sobaba su sexo, salpicando saliva y similares sustancias a la tiesa y timorata T que no tenía tiempo de teatralizar su taimada tajada, y es que había tomado demasiado trankimazín para tolerar el teatro de unas reuniones que detestaba.

Unidas por el whisky, las letras W, X e Y se urgían en vencer de algún modo aquella xenofobia que siempre las relegaba a un uso ínfimo y testimonial, y como en cada reunión U y V se yuxtaponían a su yuyu, para con vino zanjar la cuestión y animarlas a pensar que como siempre decía el Zorro de Z, zopenca es la sociedad que premia solo la individualidad, porque así zahiere, sin darse cuenta, la cooperación necesaria; y claro así nos va.

Y Si los Juegos Olímpicos Fueran Solidarios

publicado en: What If... | 1

Juegos Olímpicos Solidarios

Los nuevos Juegos Olímpicos serán otorgados con exclusividad a los países pobres. Así lo ha afirmado el COI (Comité Olímpico Internacional) en un comunicado de prensa que ha sorprendido, y de qué manera, al mundo del deporte.

La decisión, según recoge el texto difundido en las últimas horas, se ha tomado por unanimidad a pesar de la oposición inicial de algunas potencias deportivas como China, USA, Rusia, UK o España, pero que felizmente, tras meses de arduas negociaciones, se ha llegado a un acuerdo que pretende simbolizar el nuevo ideal que persigue este mundo globalizado.

El inesperado giro se enmarca en un plan más ambicioso que se ha llevado en secreto y que busca sembrar nuevas formas de intercambio entre los países, basados en la cooperación y el equilibrio sostenible. Todo el mundo sabe que las infraestructuras necesarias para albergar un evento de estas proporciones requiere una gran inversión, coste que a algunos países les ha dejado una deuda inasumible y su futuro en manos de acreedores extranjeros; como sin duda ha ocurrido en parte en la situación griega actual. Para que ello no vuelva a pasar, afirma el comunicado, y además el espíritu olímpico esté ligado para siempre con la solidaridad, todos los países que pretendan competir tendrán que sufragar, en proporción a su capacidad económica, las infraestructuras así como subvencionar academias y profesionales de todas las categorías deportivas; para acercar realmente el deporte a todo el mundo.

Hasta ahora, sólo los países importantes podían acometer tamaña empresa. No hace falta más que ver la ceremonia de Inauguración, donde muchos países, a pesar de la proporción de población que poseen, no presentan más que a decenas de deportistas, mientras los ricos presentan a más de quinientos. Sin duda era una tarjeta de presentación al mundo cara, una exhibición del poderío, no sólo deportivo. Su elección siempre era una mezcla de política diplomática y economía, pero ahora más que nunca, sigue el anuncio, tras la crisis y el alarmante desequilibrio que vive el mundo, es más necesaria que nunca la cooperación entre los países, aunque sólo sea cada cuatro años.

El texto, también, desgrana el nuevo formato de elección de candidaturas donde se podrá admitir a cualquier país, siempre que no haya sido sede anteriormente de una Olimpiada. Los requisitos para la preselección que se tendrán en cuenta serán, tanto su tradición pacífica y deportiva, al menos en cualquier especialidad y con amplio seguimiento entre su población, como sus esfuerzos democráticos y económicos para mejorar la situación de su población y por último comprometerse a invertir un 5% del PIB en ayudas deportivas a su población en los cuatro años precedentes a la celebración del evento olímpico.

Las cuatro sedes finalistas participarán finalmente en un sorteo, donde la suerte, y no las votaciones de los diferentes miembros del Comité Olímpico, decidirá la ciudad y el país seleccionado. En la misma ceremonia se auditarán las infraestructuras necesarias así como el porcentaje que le corresponderá a cada país participante aportar, no siendo exclusivo el aporte monetario, sino que también podrán aportar personal laboral, quienes deben encontrarse en situación de desempleo y además de su sueldo y el pago del transporte, recibirán una cuantía para poder sufragar su estancia. También el país organizador debe aportar plazas de voluntarios extranjeros que vivirán con familias autóctonas, tanto para profesionales del deporte, como para trabajadores de cualquier nivel profesional que sean requeridos en la construcción de las instalaciones deportivas.

El espíritu olímpico pretende, también así, aumentar el contacto entre los ciudadanos de todo el mundo para incentivar el conocimiento de todos los pueblos mediante la colaboración directa entre personas de todas las nacionalidades, durante al menos cuatro años y no solamente durante las semanas que dura la olimpiada. Sin duda, una noticia sorprendente y muy bien recibida por la opinión pública mundial, que empieza a creer que un mundo más justo y unido, es posible.

Y si los Alienígenas llegaran el Día del Orgullo…

publicado en: What If... | 1

What If - Extraterrestres

El día que cambió la Historia, como fue bautizado en las redes sociales el viernes pasado, cuando, durante la celebración del día del Orgullo Gay en diferentes ciudades del Globo y a diferentes franjas horarias, decenas de ovnis aterrizaban en plena calle y en algunos tejados de los edificios más altos e iban descendiendo seres azules, grises o reptilianos, haciendo alharacas y gestos que denotaban que sabían que las cámaras de medio mundo los estaban grabando, y que además el hecho parecía agradarles.

Después, como si fuera un plan colectivo y acordado, cada raza extraterrestre, ante el silencio y estupor que fue causando su presencia, rompió el hielo poniendo extrañas y cautivantes melodías, para a continuación cada una de ellas ejecutar, lo que la mayoría de analistas coincidió en describir como un primitivo baile ceremonial, entrelazado a pesar de su diversidad, y amigable en su homogénea expresión. Quizá su embrujo pueda explicar que los ataques al corazón de la audiencia, fueran menos de la mitad de los previstos por los expertos, y que en lugar de histeria o alegría, la muchedumbre que los atestiguaba se quedaran petrificados y sin capacidad de reaccionar.

Antes de irse, comenzaron a operar aparatos tecnológicos desconocidos y extravagantes, dejando algunos de ellos en su rápida partida, como si diseminaran los elementos de un puzle-regalo dejado para que la humanidad pudiera descubrir y utilizar una verdad trascendente. Pero eso sí, marchándose antes de que el público osara acercarse demasiado y pudiera tan si quiera abordarlos.

Han pasado ya treinta y tres días, y la Opinión pública ha desgranado centenares de teorías. Primero el shock pareció cambiarlo todo y provocar todo tipo de estampidas alarmistas y liberadoras, pero la vehemencia con la que se pronosticaban unos y otros, ha quedado ensombrecida por la ausencia de noticias sobre el origen y razón de aquellos seres extraños. Pero sus efectos parece que no han sido del todo en vano, ya que una gran parte de la humanidad parece haber cambiado sus prioridades, unidos por una exponencial demanda social nueva, pidiendo un nuevo sistema social, antes de que los alienígenas retornen.

Para muchos porque cuando lo hagan será para castigarnos por cargarnos este planeta, o en su defecto conquistarnos por todos los medios imaginables. Para otros, simplemente, el mayor hito de la humanidad, se truncó por llegar en mitad de una expresión que los desagradó, como a cualquier persona decente, y que su falta de noticias se puede interpretar como un agravio y que no volverán, porque habrán creído que la humanidad es homosexual, y eso a ojos de los aliens, tampoco está bien.

Lo único cierto, hasta que decidan volver a aparecer, es que los científicos de todo el mundo no logran descifrar la tecnología ni la razón de los objetos dejados atrás como presente, y que la única teoría que parece unirlos, es aquella que hace hincapié en que el color de los objetos, su disposición geográfica, y el encaje de sus piezas, formaría un inequívoco arcoíris, como si por ahora, sólo hubieran venido para reconocer un derecho, y disfrutar de la fiesta. Quizá las dudas se disipen el año próximo, cuando muchos vaticinan que volverán en idéntica fecha, y entonces, resolverán nuestras dudas.

Y si se combatiera la Homofobia con Imaginación…

publicado en: What If... | 0

What If III - Homofobia

El éxito de una sentencia judicial insólita y novedosa, tras el juicio y condena de un homófobo islandés que agredió a una pareja de lesbianas por mostrar su afecto en público, fue el comienzo de un gran debate dentro del país, que terminó cristalizando en ley; lo que ha provocado una gran discusión a nivel mundial, y la movilización de amplios sectores sociales en medio mundo, para hacer que la medida se copie y adapte a las circunstancias culturales y legislativas del resto de países.

El condenado, un ultra religioso y conocido activista del partido conservador, tuvo que afrontar el pago de la indemnización de una peculiar manera. Se vio obligado a trabajar en un bar de ambiente, propiedad de las agredidas, en principio como camarero por cinco meses, hasta alcanzar así la cantidad impuesta como compensación. Las voces críticas y los poderosos medios de comunicación conservadores crearon una gran campaña para denunciar la desproporción e inconstitucionalidad de la sanción, pero lo sorprendente fue que al cabo de sólo cuatro semanas, el propio condenado desautorizó a sus correligionarios y afirmó, no sólo que el castigo le parecía justo, sino que además estaba comenzando a comprender la gravedad de su injustificada homofobia, así como la bondad de su penitencia.

Aquel cambio súbito que en principio se creyó mera pose de intenciones aviesas y motivos ocultos, se mantuvo esquivo en los meses siguientes. Su silencio se acabó justo con el anuncio de la organización de una fiesta pública, para dar, tras su último día de trabajo forzado, justo en el lugar que por cinco meses había sido su trabajo, su sincera opinión de esa aleccionadora experiencia. Ante decenas de medios de comunicación desplazados, que oían su voz en off y sólo veían un foco en un escenario vacío, oyeron unas palabras en las que el condenado afirmaba sentirse curado, agradecido y encantado de haber formado parte de una comunidad a la que desconocía y a la que desde entonces juraba pertenecer, apoyar y defender; apareciendo entonces, y como desde entonces sería conocido, encarnando a la ya célebre en toda Islandia, Drag Queen: Lady Paranoia, y encabezando una cruzada anti homofobia, que sigue meses después.

La ley a la que dio lugar, en la búsqueda de hacer del castigo una enseñanza, a las diferentes muestras de homofobia las direcciona a talleres dentro de la comunidad LGBT, visionado de documentales, ciclos de Pasolini, Almodóvar o Fassbinder, acompañamiento a transgéneros durante todo el proceso de reasignación de sexo, trabajos en asociaciones culturales y asistencia a conferencias sobre las razones y las consecuencias  psicológicas y sociales de la homofobia. Además de estas “penas”, sólo sufrirían cárcel, aquellos sujetos, cuya violencia pusiera en gravedad la salud de alguna víctima.

El debate acalorado que ha generado, sigue siendo tildado por los medios conservadores como puro y simple marketing, y acusan al exhomófobo islandés, Lady Paranoia, de ser un farsante que se hizo pasar por decente y derechista, sólo para hacerse famoso y ganar notoriedad a costa de su amiguito el juez y que todo estaba planeado de antemano. El resto de medios socialdemócratas, no se atreven a pronunciarse, y piden tiempo a la medida. Sus resultados y el tiempo, dirán si fue efectiva.

Y si el Fútbol fuera una práctica exclusivamente Gay…

publicado en: What If... | 1

What If 2016

Muchos siguen afirmando que el minoritario deporte del Fútbol habría llegado a ser un deporte de masas, en nuestra era globalizada, si la tradición y su práctica no hubieran estado marcadas por la connotación homosexual que lo ha acompañado hasta el día de hoy. Quizá su auge y propagación en nuestros días, siendo practicado por colectivos no necesariamente vinculados con la comunidad LGBT y que en muchos casos se expresa en partidos integrados solo por individuos de tendencias claramente heterosexuales, se deba al cambio aperturista y social que el hecho diferenciador de la identidad sexual ha ido tomando en las últimas décadas y en gran parte del mundo. Tal vez, como algunos afirman, sea simplemente que se han dejado a un lado los prejuicios y su juego desinhibe y divierte, o puede que su expresión sea una aceptación implícita de que esa parte del macho, que era tabú, ya se puede aceptar sin generar desprecio, ni escándalos innecesarios y vacuos.

Sus inicios, hace ya algo más de un siglo atrás, están asociados con las detenciones policiales y la repercusión que en la prensa de la época tuvo el escándalo de esos primeros juegos, que protagonizaron un equipo de gays y lesbianas en Brighton, Inglaterra, y que según los agraviados reporteros de la época, incitaba al pecado y a la ignominia sexual, mostrando cuerpos semidesnudos para una mujer y excesivo maquillaje en los hombres, cuya excusa del gol y el balón, sólo era una descarada estratagema para exhibir una condición sexual y atraer a la engañada juventud a tan depravadas prácticas. Y es que esos primeros partidos, terminaban entre fricciones, patadas, lloros y tirones de pelo, en efusivas muestras de afecto cuando alguno de los equipos conseguía el gol, dándose palmaditas en los culos y besos inapropiados que no tardaron en prender la indignación pública.

Su prohibición no evitó que su hábito prendiese y se difundiese, no sólo en reuniones clandestinas y a la salida de los clubs nocturnos de Gran Bretaña, sino que en otras partes de Europa y América, se fue popularizando como lucha y símbolo del colectivo para que en sus campeonatos improvisados, que solían acabar denunciados y perseguidos, se convirtieran en el mejor camino para la visibilidad, el debate y la reivindicación.

El punto de inflexión lo marcó aquella película-documental que Fassbinder rodó a finales de los 70, en el que no sólo se recogía el juego y las muestras de cariño entre los jugadores, sino el post-partido y las eróticas imágenes del vestuario con lloriqueos emocionados y acicalamientos, tras la primera victoria de un equipo de Drags sobre las lesbianas de la Selva Negra y la consecución de la prohibida Eurocopa homosexual, que por primera vez en décadas, se celebraba sin detenciones policiales.

Aunque quizá la imagen que la mayoría del público recuerda es el interminable beso que tras la transformación de un penalti que significaba la victoria, se dieron Reymar y Cristinhio, tras la aprobación del matrimonio gay en la primera final televisada de la liga LGBT española, en el Estadio Pedro Almodóvar de Albacete, del año 2005.

El fútbol, ahora se empieza a tomar como un deporte sin identidades sexuales, y las nuevas generaciones, parecen haberlo abrazado sin prejuicios, quizá por ello las primeras federaciones heterosexuales y las prácticas entre grupos de escolares, lleguen a hacer de éste, un deporte de masas. Aunque su origen y su significado, siga levantando oposiciones y descalificaciones entre una gran parte de la sociedad conservadora, esa que sigue criticando que su estética sigue siendo, demasiado gay.

Y si el Maquillaje Indujera al Deseo Lésbico…

publicado en: What If... | 2

Cosméticos Bolleré

Fue una partida de la famosa marca de cosméticos Bolleré la que hizo saltar la alarma en la aldea irlandesa de Adare, en el condado de Limerick, cuando las devotas ganadoras de la rifa anual de la parroquia de la Holy Trinity Abbey Church empezaron a probar su premio. El cosmético variado y facial, que se sorteaba tras la colecta anual de donativos para las misiones en África, hizo que la cincuentona Sra Mc Woomen, esposa del alcalde, y la Viuda O´Cunt, justo cuando acababan de guardar sus espejitos tras usar el producto, sintieran la necesidad de besarse, sin previo aviso. El arrumaco de cuerpos que siguió, a pesar del tumultuoso estupor del público feligrés que sumaba más de cien personas, continuó por minutos interminables desatando el cariño de éstas, hasta entonces, intachables señoras católicas.

La alarma se difundió en la opinión pública cuando, en las semanas siguientes, similares hechos se presenciaron en Rutland, Jódar, Pontevedra, Anzio, Palermo, Valladolid y Pamplona; aunque ésta vez los pintalabios, la sombra de ojos, la base de maquillaje, el colorete y el delineador de ojos, supuestamente causantes del deseo, aumentara a tres el número de marcas señaladas. Los meses siguientes y el exponencial número de casos que se presentaron por el resto del mundo, y unidos a todas y cada una de las marcas comerciales, llevaron a la incuestionable sorpresa de que el maquillaje producía identidades lésbicas, aunque fuera momentáneamente. Y sin embargo, no parecía existir prueba científica que lo avalase.

Diferentes agrupaciones de lesbianas pronto lanzaron mensajes de queja por lo que consideraban una campaña publicitaria orquestada por las multinacionales del sector para aumentar sus ventas, arguyendo que el uso de cosméticos no implica, ni predispone a ninguna orientación sexual y que seguramente los sucesos debían responder a espontáneas muestras de afecto y de liberación de conciencia, causadas sin duda por el resplandor repentino de la belleza femenina.

La controversia no ha cesado, y si ese era el objetivo de las casas de cosméticos, la estratagema ha tomado un rumbo inesperado y contrario ya que muchas mujeres heterosexuales han dejado de maquillarse de la noche a la mañana, produciendo así un desastre de ventas sin precedentes en la industria, y sin embargo una explosión y mayor muestra de afecto público del deseo lésbico en todo el mundo conocido, que ha sido bautizado como el efecto Bolleré, en honor de la primera marca que desencadenó tal manifestación.

Las elucubraciones y habladurías desatadas en los medios han sido muchas, pero lo único cierto hasta la fecha es que Sra Mc Woomen y la Viuda O´Cunt, se han declarado pareja y viven juntas, y que desde ese día no se han separado y afirman estar muy enamoradas.

Confesión de un Corruptor de Políticos

Huido

Toda mi vida supe que sería famoso, no haberlo sido hasta hoy por circunstancias tan opuestas a mis fantasías, ha favorecido mi anónimo derroche de lujos. Viví tal cual viven los famosos, cuya notoriedad esquivé, pero cuyo estilo de vida compartí.

Siempre permanecí en segunda, tercera o cuarta fila. Guarecido, seguro y más voraz que todos aquellos que copaban el poder y el foco público, para hallar, en las ventajas de su posición, las decenas de triquiñuelas que con su complicidad, nos garantizaran un beneficio incesante e impune.

En mi exitosa trayectoria he conocido a grandes mujeres y hombres, cuyos nombres se asocian con decoro y pompa, como presidentes, ministros, artistas y banqueros. Reconozco que al principio se me aceleraba el pulso y hasta me temblaban las piernas. Pero el adorno de su fama sólo impresiona las primeras veces, cuando uno está verde. Después sólo es su capacidad de poder, lo que se antoja.

Cuando conocí al primero presupuse, como cualquier ciudadano medio, que la altura de su posición se equipararía con su inmaculada valía y rectitud, por ello tanto llamaron mi atención y me confundieron, sus debilidades. Yo no era más que su chófer, y la mía irónicamente tras ser sorprendida, en lugar del despido me abrió la puerta de la suya, que resultó ser compartida y no la única. A partir de entonces yo fui su “dealer” y cuando su onza me fue intervenida por la policía y me hizo perder el trabajo y probar la cárcel, la rabia por sus palabras de indignación y desprecio a la prensa porque alguien que trabajaba para él fuera un drogadicto, me hizo, durante aquellos 16 meses privado de libertad, recapacitar y comprender.

Claro que su comprensión llegó un pelín tarde, aunque al menos visto con perspectiva me evitó optar a un primer plano, porque hasta ese entonces yo más que nada soñaba con la fama y con mis antecedentes eso ya no sería posible en política, a pesar de mi casi terminada carrera de abogado y mis planes. Pero los frutos que la vida me ha dado, me han hecho apreciar la planificada voluntad de mi destino. Al menos no podrán acusarlo de dejar de cobrarme entonces su precio, y como ya saben, en éste para mí maldito ahora.

Al recobrar la libertad vislumbré, que adecuadamente tratadas, aquellas debilidades serían mi ascenso y mi seguro, porque en ellas hallaría las claves que me darían acceso, no sólo a ellos, sino a crear la atadura que aseguraría los numerosos negocios que por su mediación, mi mente planeaba.

La droga que había sido mi puerta de salida, una vez eliminada de mis necesidades, también supuso la de mi nueva entrada. Fue fácil, más de lo que me había imaginado, bastó con sondear antiguas puertas y ofrecer con discreción, calidad y buenos precios. Los secundarios no tardaron en hacerme alcanzar la confianza de un subsecretario de Estado, después, unas grabaciones comprometidas sirvieron para hacerme ganar un “concurso” y mi primer gran contrato.

La droga es un hilo conductor, pero el único importante y semejante a prácticamente todos es el dinero. El peso de sus diferentes egos, vicios y “extrañas aficiones” puede que directamente no apunte a él, pero sin duda es el único medio que conocen, anhelan y persiguen para satisfacer sus debilidades. Así que para ir escalando no me conformé con un puñado de contratos, unas cuantas sociedades y una vida resuelta. Igual que ellos, cuanto de más alta posición eran mis relaciones, más lujos y espejos encontraba en mi ascenso, en los que quería mirarme e igualar. Mi ventaja era que yo no tenía que responder a una ideología, estructura política o al control mediático. Mis servicios se diversificaban y atendían a un interés común, unas veces hacía de enlace entre aquel empresario que tiene dinero y un cargo que puede adjudicar una obra, otras conseguía testaferros en paraísos fiscales para ocultar el dinero de ambos, incluso podía facilitarles la discreción y privacidad de una fiesta tumultuosa, sin escatimar en seguridad, droga y sexo variado. Y a cada paso del camino iba acumulando grabaciones comprometidas, que podían dormir durante meses o años, pero que llegado el momento terminaban por reglar relaciones y compromisos, cuando los poderosos pensaban que yo ya no era necesario.

El número y nombre de los implicados fue creciendo a lo largo de los años, así como su pedigrí y caché. No creo que en mi lista falte ningún segmento importante de la vida social: jueces, políticos de todo signo, directores de periódico, futbolistas, nobles, empresarios, militares, actores, cantantes, millonarios, presentadores de televisión… Por ello me resulta tan difícil creer en lo que me está pasando.

Cuando mi cara salió en televisión y en la prensa internacional, yo estaba en el otro lado del mundo, y allí seguiré, seguramente ilocalizable. Porque no se atreverán a encontrarme y a dejar que exponga todo lo que sé, no simplemente por mi boca, sino por el material sensible que saldría a la luz pública, no sólo de gente importante de mi país, sino de dirigentes y grandes famosos de todo el planeta. Esa sigue siendo mi seguridad y mi arma secreta, preparada para que copias de todo el material lleguen a muchos medios y personas en caso de mi muerte o apresamiento.

No me escandaliza lo que ha salido en la prensa y televisión, lo dicho sólo es una pequeña porción de la verdad. Pero me indigna que al final tenga que huir y recluirme como un hombre corriente. Tal vez pierda calidad de vida, patrimonio y parte del dinero, quizá hasta deba sufrir algún ajuste de cirugía estética, pero estén tranquilos querida Opinión Pública, las gentes como yo no vamos a la cárcel. No somos tan diferentes de los famosos y grandes dirigentes políticos, sabemos mucho y tenemos muy buenos contactos.

Me han defraudado, y por ello se lo comparto. Sé que de todas formas no podrán cambiar mucho, si acaso un voto. Pero también me aseguro de que todos los que me conocieron teman. Aún no diré nombres, pero si caigo, esperen una larga retahíla de sorpresas y escándalos, con drogas, recalificaciones, robos, asesinatos, pederastia y lujo, mucho lujo y grandes nombres implicados. Supongo que muchos estarán deseando que algo así pase. Pero les advierto, es poco probable. La vida real es más pragmática y retorcida que las películas, sobre todo cuando de política, dinero y corrupción hablamos. ¿Si supieran cuántos escándalos se han solapado…? Probablemente habría revueltas en todo el globo, aunque seguramente preferirían no creerlo, es lo que durante toda su vida les han enseñado.

Y si la Identidad Transgénero fuera signo de Santidad…

publicado en: What If... | 3

Identidad Transgénero

Todo debió recomenzar con Juana de Arco, la santa, mártir y adolescente guerrera que a principios del siglo XV lideró a los franceses contra la invasión anglosajona y que siempre vistió y se comportó como varón, pero sus antecedentes brillan ya en la antigüedad de diferentes culturas, como la grecorromana con la Diosa Castalia griega que comprendía y consentía a aquellos cuyas almas femeninas se encontraban recluidas en cuerpos masculinos y a las sacerdotisas Gallae de Roma que cambiaban su género de varón a hembra tras la autocastración de sus genitales. Pero la reinstauración de la transexualidad como signo de Santidad comenzó en América con la rebelión de los Muxes allá por la guerra de la Independencia Mexicana, cuando en 1812 estos integrantes de la cultura zapoteca del istmo de Tehuantepec, en Juchitán, Oaxaca, considerados y respetados como el tercer sexo por ser personas nacidas con genitales masculinos pero que asumen roles femeninos, conminaron a las tropas realistas a que se rindieran, en lo que significó la Toma de Oaxaca por el ejército insurgente, sin derramamiento de sangre. Milagro que los rendidos justificaban porque a través de los Muxes, oyeron sin duda la voluntad pacífica y divina de Dios.

Desde entonces no sólo se ha reconocido el hecho transexual o disforia de género como una cuestión que en nada tiene que ver con la cultura o la moda, como lo prueba que a lo largo de la historia y en todas las civilizaciones se tenga constancia de ello, con el Emperador Romano Heliogábalo que se sentía mujer y que buscó médicos que pudieran operarla, o Santa Wilfrida o Librada (según las versiones) princesa portuguesa del Medievo que para evitar su boda rezó a Dios para que borrara sus atractivos de hembra y éste le concedió barba y masculinidad, como algunos entre los muchos ejemplos históricos. Sino que la sabiduría popular los ha identificado con la santidad como ha ocurrido recientemente con Dana International, que tras operarse en 1993 y ganar Eurovisión un lustro más tarde para Israel y crear entonces mucha controversia, hoy está considerada una santa por gran parte de la población judía por abrir las mentalidades de una sociedad tan tradicional como la israelí.

Pero el caso más sorprendente y reciente que ha terminado de convencer a gran parte de la opinión pública y que ya ha creado la creencia de que los transgéneros están señalados por la divinidad, es el caso del actor que encarno a la primera gran Drag Queen, Divine, Harris Gleen Milestead. Cuya tumba fue exhumada para trasladar sus restos a un monumento erigido a su nombre, y que en el traslado se comprobó que no sólo su cuerpo se había preservado incorrupto y en perfectas condiciones, sino que además inexplicablemente éste correspondía al de una mujer y no al del hombre que murió. Como si las palabras del reverendo que le dio sepultura y sepelio fueran proféticas a pesar de su muerte: “…arrancado justo cuando se estaba convirtiendo en quien realmente era y el mundo nunca verá cómo aquella flor podía haberse revelado.”

Y si se Borraran todos los Datos Bancarios…

publicado en: What If... | 25

Dinero

El primer caos con tintes apocalípticos ha llegado en forma de desaparición de todos los datos bancarios tras la gran tormenta solar sufrida por la tierra en la última semana. Tras inutilizar todos los satélites, los GPS y paralizar la red eléctrica del mundo, causando la destrucción de repetidores y líneas de alta tensión en medio planeta, el primer resultado es que los grandes servidores que contenían los datos bancarios de millones de clientes han sido borrados, así como los discos duros de todos aquellos aparatos que en el momento de su llegada a la tierra estaban conectados con la red eléctrica.

Aunque muchas instituciones bancarias afirman que tienen copias de seguridad de todas sus cuentas y clientes, lo cierto es que ninguna operación bancaria se ha podido realizar en las últimas dos semanas, e incluso algunos bancos ya han confirmado que inexplicablemente han fallado aquellas bases de datos que contenían las copias de seguridad de todos sus activos, haberes, cuentas y depósitos, por lo que retomar sus actividades y poder utilizar los datos en papel, les llevará meses y supondrá una ínfima porción de la información perdida.

El desastre ha paralizado la economía mundial ya que las tarjetas bancarias no se han podido utilizar y las revueltas por todo el planeta se suceden con saqueos a centros comerciales y establecimientos de todo tipo, ya que la falta de efectivo ha extendido el miedo en la mayoría de la población y el abastecimiento de los productos básicos se ha paralizado, haciendo que la mayoría de gobiernos del mundo hayan tenido que decretar el toque de queda y desplegado el ejército para contener los saqueos.

Internet que también sufrió el golpe de la tormenta solar y que durante la primera semana dejó de funcionar al igual que la comunicación por móvil, ha sido uno de los primeros servicios restablecidos parcialmente, pero los datos de perfiles y redes sociales en su gran mayoría han sido borrados, convirtiendo algunos foros en los únicos lugares donde los rumores y las noticias sin confirmar fluyen como la pólvora, aumentando la inseguridad y las hipótesis sobre lo que realmente ocurre en medio mundo, propiciando una histeria colectiva que según algunas fuentes no contrastadas ha hecho que el caos y la violencia para conseguir comida y productos básicos, cause miles de muertos en las grandes ciudades de medio mundo, especialmente en Norteamérica y Europa.

Aunque la televisión no para de transmitir mensajes institucionales que apelan al sentido común y a la tranquilidad, la falta de noticias y los anuncios de que todo se solucionará en pocas horas, ya no convence a nadie tras las dos semanas transcurridas. Incluso circulan algunas hipótesis de que al igual que los datos bancarios, los gobiernos han perdido la mayor parte de su información sobre ciudadanos, administración y gobierno y cuya recuperación, a día de hoy se antoja incierta.

Si la situación no presenta un cambio radical en la información perdida, la reconstrucción del mundo tal y como lo conocíamos puede tardar décadas, ya que el dinero se habrá volatilizado y será imposible confirmar la cuantía que cada ciudadano poseía, lo que obligará a inventar un nuevo sistema económico y social. El capitalismo ha muerto, afirman algunos economistas, de la forma más inesperada. Lo que augura una revolución forzosa y un cambio económico que puede dar lugar a un mundo sin tantas diferencias entre ricos y pobres, pero que también puede llevarnos a una crisis interminable. Los próximos meses serán claves, aunque las perspectivas no son muy tranquilizadoras.

Y Si Shakespeare hubiera Nacido en la Actualidad…

publicado en: What If... | 11

Shakespeare Blogguero

Hace apenas seis meses el nombre de Will Shakespeare, seguramente a la mayoría de ustedes, no les diría nada, a menos que pertenecieran a esas contadas decenas de seguidores, que en contra de una mayoría de internautas, seguían su blog. Pero hete aquí que tras lustro y medio de posts y autoediciones de su obra en formato ebook, con nula repercusión y casi más menguadas ventas, porque ni sus propios seguidores compraban sus dramas, comedias y poemas; la irónica y caprichosa musa viral de la globalización, ha tornado su mirar a su barroca figura y desbordado lenguaje.

Todo comenzó por un despiadado artículo de un mediocre escritor y crítico literario del Periódico el Norte de Castilla, que como trasfondo de su intransigente dictado del devenir literario y del oficio de escritor, nombraba de refilón un post del susodicho Will, como ejemplo de escritura kitsch, cursi, y en todo alejada de la buena y verdadera literatura. Tamaña maldad e inquina gratuita (al parecer debida a su fracasada vida sentimental y literaria), por casualidad llamó la curiosidad de un reconocido autor, algunos dicen que de Arrabal, otras fuentes afirman que del mismísimo Paul Auster, que rió con tanta majadería, que al parecer le traducían.

El caso es que uno de ellos, o ambos si el argumento fuere menester, sintieron el irrefrenable impulso de comprar alguna de sus obras, no del crítico a Dios gracias y a mayor gloria de la buena literatura, sino del desconocido Shakespeare. El irrefrenable placer y la cascada de emociones, aliñada con una mescolanza de culpa y urgencia, los conmino a comprar el resto, releer sus posts y finalmente a difundir sus excelencias a todo aquel que a su paso, o en su camino literario se encontraren, de resultas que varios editores intrigados y ambiciosos, trataron de localizarlo. Primero escribieron algún comentario en su blog, además de largos exhortos en forma de correos a su e-mail para que los contactara. Luego, ante su incómodo silencio, trataron y consiguieron localizar a alguno de sus escasos seguidores, logrando no más que desconocimiento, incomodidad y poca participación. Finalmente descubrieron la trágica noticia.

Aquel articulito prepotente y maledicente, no hubo de padecer la fortuna de caer en manos de dos verdaderos escritores, sino en tres, y esa tercera parte le tocó al citado y, hoy por fin reconocido, William Shakespeare. Claro que para él la espiral de esa gota no fue el principio, sino el colmo. Sobre su último acto no dejó escrito alguno, pero se supone que cansado de tanta falta de reconocimiento y esfuerzo, decidió quitarse la vida. Hoy sus obras comienzan a venderse, quizá por el morbo que ha despertado su caso, y quizá también porque a pesar de la calidad indudable que cada una de ellas atesora, el mundo digital y global, no sabe distinguir la calidad de la paja y sólo se mueve por modas, y aunque tarde para él, la suya ha llegado. ¿Cuántos no habrá como él y cuántos no pasarán desapercibidos? La única seguridad, es que nunca lo sabremos.

1 2 3